Programa confianza
Video

Toxina Botulínica: Arrugas de expresión

La toxina botulínica es una proteína natural purificada que se utiliza desde hace muchos años en el tratamiento de las arrugas de expresión, sobre todo en la mitad superior de la cara (frente, raíz nasal y patas de gallo). La dosis necesaria para conseguir el efecto perseguido es muy baja, y las dosis no son acumulativas con los años, es decir, nuestro organismo es capaz de metabolizar la sustancia y eliminarla progresivamente vía renal. Por ello es una sustancia con un importante margen de seguridad.

No se trata de un producto de relleno que borra las arrugas por efecto volumen. Al infiltrarla, actúa relajando parcialmente los músculos de expresión de dichas regiones faciales, disminuyendo las arrugas que estos músculos provocan con su contracción excesiva, permitiendo al mismo tiempo mantener una expresión facial natural.

¿CÓMO ES LA TÉCNICA?

El tratamiento se realiza de forma ambulatoria, en la propia consulta. El tratamiento es indoloro, así que no es necesaria la administración de anestesia o la aplicación tópica de la misma.
La inyección de la toxina botulínica se realiza de forma muy superficial en las zonas a tratar, con una aguja de calibre muy fino y en unas cantidades mínimas.
La sesión suele durar unos 10-15 minutos, tras los cuales el paciente puede retomar su vida cotidiana sin problema.

¿PUEDEN APARECER COMPLICACIONES?

La única complicación posible, y que se da con cierta frecuencia, es la aparición de algún hematoma, en el caso de lesionar algún capilar al realizar alguna de las inyecciones. Con la aplicación de alguna crema para hematomas, este desaparecerá en unos pocos días.

¿CUÁNDO SE COMIENZA A NOTAR EL EFECTO?

Los cambios postratamiento no son apreciables hasta el 4º-5º día. A partir de ese momento, y hasta los 15 días, las arrugas van desapareciendo progresivamente, y la expresión facial adquiere un aspecto más relajado.

¿SON NECESARIAS SESIONES DE MANTENIMIENTO?

A los 15 días de realizado el tratamiento se cita al paciente para una revisión rutinaria, observando los resultados obtenidos. Si fuese necesario algún retoque, sería este el momento de realizarlo para igualar las zonas de forma simétrica. Para que el efecto de la toxina se mantenga en el tiempo, suelen ser necesarias nuevas inyecciones transcurridos entre 6 y 8 meses, dependiendo del paciente.

¿CON QUÉ OTROS TRATAMIENTOS SE PUEDE COMBINAR?


La combinación de diferentes técnicas produce resultados mejores y más duraderos porque cada tratamiento actúa de manera diferente y a distinto nivel y se produce una sinergia entre ellos. El tratamiento con toxina botulínica se suele combinar con rellenos, Mesoterapia,  PRGF (Plasma Rico en Factores de Crecimiento), Radiofrecuencia e IPL (Luz Intensa Pulsada).
doctor

Dr. Jose Salvador

Hospital Vithas Medimar Internacional te ofrece el mejor precio para tu intervención, desde el estudio de tu historial médico hasta el día del alta.

Contamos con los mejores especialistas y con la garantía del Hospital Vithas Medimar Internacional.

Precios sin “desdes”, sin sorpresas y sin listas de espera.

Posibilidad de financiación, a partir de 50 € al mes.

Infórmate

965 16 22 00 ext 4018

Dpto. Atención al paciente

info@hospitalmedimar.com